viernes, 1 de junio de 2012

Corriente del Niño





Este es un fenómeno oceánico y atmosférico que ocurre por el calentamiento de las aguas del Océano Pacífico. Con él suceden extraños acontecimientos marinos a lo largo de la costa occidental de este océano y provoca alteraciones climáticas de distinta magnitud en diversos lugares del mundo.

El fenómeno tiene un denominado "período de recurrencia". Esto quiere decir que se repite cada dos a catorce años. El nombre de corriente de El Niño se empleó en un principio para describir la corriente cálida que se orienta hacia el sur y que se da en la costa occidental del Pacífico cada mes de diciembre. Sin embargo, en la actualidad, se reserva el nombre a circunstancias excepcionalmente intensas y persistentes que se repiten cada cierto tiempo.
Se trata de una masa de agua de importantes dimensiones cuya temperatura es más alta (El Niño) o más baja (La Niña) que la de su entorno. Nace sobre la parte occidental del Océano Pacífico y se desplaza por el Pacífico ecuatorial hacia el Este, aparentemente por un debilitamiento en los vientos Alisios que circulan de Este a Oeste en proximidades del Ecuador, hasta alcanzar las costas de América del Sur. Es tan grande esta “burbuja” de agua cálida o fría que, según se ha comprobado, cuando llega a las costas de Perú, norte de Chile, y Ecuador, por motivos que tienen que ver con la misma dinámica de la atmósfera en todos sus niveles, perturban el clima de casi todo el planeta, generando sequías e inundaciones de proporciones catastróficas. La denominación “El Niño” se la dieron los primeros españoles que llegaron al continente porque detectaron que cada determinada cantidad de años, cerca de la Navidad, se daban una cierta cantidad de hechos naturales, los cuales obedecían a una sola causa: la llegada de agua más cálida y pobre en nutrientes, la cual no dejaba llegar a la rica corriente fría de Humboldt. A partir de ahí, mermaba la pesca y con ella la acumulación de Guano (deposición de las aves que comían en las zonas de pesca, y que luego depositaban sobre la costa) constituyendo el fertilizante por excelencia de las áreas sembradas, lo cual hacía que toda la economía de la región se viera notoriamente perjudicada.


El video anterior muestra la acción de la corriente del niño en el norte de Tujillo (Venezuela).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada